Popularidad vs. Reputación

Los genios de la producción televisiva han entendido muy bien aquella tesis planteada por Umberto Eco en su artículo ¿Acaso no tenemos vergüenza? (SALA DE PRENSA) donde afirma que en la actualidad las personas prefieren sacrificar su reputación, en pos de la notoriedad y convertirse en un sujeto de interés popular, aunque sea por un corto tiempo.

El camino más fácil para obtener dicha notoriedad en la sociedad ecuatoriana sin lugar a dudas es la televisión, por ello, programas de farándula y realities shows brotan por doquier. Ya es casi imposible sentarse frente a la televisión hacer zapping y no encontrarse con espacios (*) donde personas no dudan en hacer pública su vida más intima; ya sean estas personas famosas, o meras aspirantes a famosas.

¿Pueden los medios sacar famosos de donde no hay? Un personaje vinculado a los espacios de farandula como Stalyn Ramos piensa que sí, sobre todo la televisión y los programas de farándula actuales. “Creo que se trata de un poder peligroso en el que se da espacio y micrófono a gente desconocida que aparece solo porque los reporteros saben que pueden criticar, insultar y armar polémica.” Acota el comunicador. (DIARIO HOY)

Pero qué objetivo tiene sacar a la luz líos amorosos, conflictos internos, hacer confesiones “inconfesables”, y hasta opinar de lo que no nos compete frente a una cámara, lo más seguro es que el jugoso premio que buscan sea ese cuarto de hora de popularidad, tan difícil de alcanzar por buenas acciones o por destacarse en base a esfuerzo y sacrificio. Aunque no siempre el precio de esa fama sea razonable… Un caso dramático se vivió hace poco en Perú, Ruth Thalía Sayas, de 18 años, fue asesinada por su exnovio, luego de haber participado en el recién estrenado programa “El valor de la verdad” donde confesó ser bisexual y haberse prostituido en dos ocasiones. (ABC.es) El crimen aún es investigado.

¿Hasta dónde llegará este juego de popularidad versus decencia? Los límites han desaparecido, gracias a que la maquinaria mediática parece satisfecha con las altas rentas que generan estos programas, y los participantes, ni que decir, por la fama alcanzada.

“Es tanto el valor que se da a ser visto, y a convertirse en tema de conversación, que la gente está dispuesta a abandonar lo que antes era llamado decencia”. Umberto Eco.

(*) No me refiero a todos los realities y programas de farándula.

https://www.facebook.com/notes/saladeprensaorg/acaso-no-tenemos-verg%C3%BCenza/448807118504973

http://www.abc.es/20120925/internacional/abci-peru-crimen-reality-201209251109.html

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/programas-de-chismes-tienen-un-poder-peligroso-296980.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s