Violencia en el fútbol ¿Por qué en Inglaterra si y en Ecuador no?

Imagen
El caso de la muerte de Michael Murillo avanza con lentitud

Luego de la muerte del hincha barcelonista Michael Murillo, la FEF y el Ministerio del Interior sacaron tarjeta roja a la violencia, se anunció la llegada de expertos ingleses para compartir sus experiencias en la lucha contra la violencia vinculada al fútbol. Los peritos llegaron, inspeccionaron los estadios, dieron sugerencias y regresaron a su país.

El que hayan sido expertos de esa nación no era casualidad. Inglaterra, la cuna del fútbol, tuvo que lidiar durante décadas con los hinchas violentos denominados hooligans, quienes en la década de los 80, solamente en dos incidentes, en Heysel y Hillsborough dejaron más de 100 muertos, la “enfermedad inglesa” como llegó a denominarse a los hooligans fue erradicada.

Sin embargo este domingo en el derby de Manchester, luego del tercer tanto de los diablos rojos, ante el asombro de todos (incluso de los comentaristas de la cadena Fox) un monedazo impactó a Rio Ferdinand, quien sufrió un corte en su ceja izquierda. Esa mañana, el país que neutralizó a los hooligans, quedaba nuevamente expuesto por hinchas violentos.

Pero existe una enorme diferencia entre Inglaterra y Ecuador, luego de los incidentes del domingo la policía inglesa detuvo a nueve aficionados, entre ellos uno acusado por alteración del orden público con agravante racial; cuatro más fueron detenidos por revender entradas, posesión de drogas y desordenes; quien lanzó la monedita es buscado bajo cielo y tierra, incluso, Gordon Taylor, director ejecutivo de la Asociación Profesional de Futbolistas (PFA) sugirió que deberían instalarse redes tras las porterías de los estadios ingleses. ¡Hechos concretos!.

Imagen
¿Será suficiente para detener la violencia en el fútbol ecuatoriano?

Mientras eso pasa en Inglaterra, en Ecuador campea la impunidad. Nadie está pagando por las muertes de Michael Murillo, Cristian Calvache, David Erazo, Carlitos Cedeño, Marcos Rodríguez. Ni que decir de otros incidentes como el del policía Jefferson Burgos, quien fue impactado por una piedra. Hasta ahora, todos estos casos tomaron ese bus camino a la impunidad, de la cual difícilmente se retorna.

Campañas, anuncios, detenciones masivas ya no hacen falta. Necesitamos conocer la verdad, saber quiénes están escondiéndose tras los colores de un equipo o de un uniforme policial para matar, golpear y delinquir. No hemos alcanzado niveles como Inglaterra en los tiempos de los hooligans, o la Argentina actual, pero ¿Por qué esperar aquello? ¿Por qué se necesita de una muerte para hacer ruedas de prensa que no pasan del papel? Por esto es que en nuestro país lejos de disminuir la violencia vinculada al futbol, cada año los incidentes son más comunes.

Ojalá para el próximo año, algunas de las observaciones de los expertos ingleses (quienes por cierto no trajeron una fórmula mágica como algunos esperaban), y principalmente el sentido común de autoridades y aficionados al fútbol permitan implementar acciones en contra de la violencia vinculada al fútbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s